¿Quieres medir tu desempeño con los IDIOMAS en 3 pasos y descubrir cómo influyen en la EVOLUCIÓN de tu CARRERA profesional?


Consíguelo con esta Evaluación Gratuita.
¡No es una prueba de nivel!

incomodidad voluntaria e idiomas

Cómo ayuda la INCOMODIDAD VOLUNTARIA con los IDIOMAS

Hoy tratamos en este artículo un concepto que me apasiona: la incomodidad voluntaria. Y, en concreto, aprender idiomas gracias a ella: una ruta estoica hacia las habilidades lingüísticas y la resiliencia.

En efecto, este concepto viene de la época de los estoicos, allá por el siglo III A.C. Los estoicos abrazaban una actitud proactiva hacia la vida, enfrentándola con coraje y aceptación radical en lugar de adoptar un enfoque de víctima. Su filosofía se centraba en una vida auto examinada con la intención de alcanzar la excelencia individual y ciudadana.

Basaban su doctrina filosófica en el manejo y control de los hechos, así como en las pasiones que perturban la vida. Utilizaban la valentía y la razón del carácter personal como herramientas para alcanzar, como seres racionales, la eudaimonía (felicidad o bienaventuranza). Su enfoque se sustentaba en la tolerancia y el autocontrol, permitiéndoles aceptar el momento presente tal como se presenta. Evitaban ser dominados por el deseo de placer o el miedo al dolor, empleando la mente para comprender el mundo. Abogaban por prescindir de los bienes materiales, trabajar colaborativamente y tratar a los demás con equidad y justicia, contribuyendo así al plan de la naturaleza.

¿Cómo integraron estos principios en la práctica diaria?

Una de sus herramientas más poderosas fue la “incomodidad voluntaria”, una práctica que los seguidores de la filosofía estoica adoptaban como un medio para cultivar la fortaleza mental, fomentar el desapego de los bienes materiales y apreciar más lo que ya se posee.

Hace más de dos mil años, pensadores destacados como Séneca y Marco Aurelio se entregaban a la práctica deliberada de situaciones incómodas como una herramienta fundamental en su búsqueda de crecimiento personal y sabiduría.

En función del trozo de mundo donde nos ha tocado nacer y vivir, estamos rodeados de facilidades y recursos que nos han vuelto muy cómodos, haciéndonos creer hasta merecedores de todo sin trabajo ni esfuerzo.

Al carecer de preocupaciones inmediatas sobre supervivencia o la obtención de alimentos, a menudo centramos nuestra atención en problemas menores que, en realidad, no deberían ser motivo de inquietud.

Este desenfoque nos lleva a perder de vista lo verdaderamente importante, ya que damos por sentado aquellas cosas que son esenciales para nuestro bienestar. En consecuencia, otorgamos mayor importancia a situaciones que no deberían considerarse problemas significativos. Algunos ejemplos podrían ser:

1. El tráfico y pequeños retrasos: preocuparse en exceso por el tráfico o por llegar unos minutos tarde, cuando en realidad no afectará significativamente el resultado final.

2. Aspecto físico: obsesionarse con detalles mínimos de la apariencia física que, en la mayoría de los casos, no tienen un impacto real en la vida cotidiana ni en la percepción de los demás.

3. Comentarios en redes sociales: dar demasiada importancia a comentarios en redes sociales, muchas veces irrelevantes, y permitir que afecten el estado emocional.

4. Elección de atuendo: gastar tiempo y energía preocupándose por la elección de la vestimenta diaria, cuando en realidad no tiene consecuencias importantes.

5. Orden perfecto: insistir en tener un orden perfecto en el entorno doméstico, cuando un cierto grado de desorden no tiene impacto negativo en la calidad de vida.

6. Comparaciones constantes: compararse constantemente con los demás en términos de logros, posesiones o apariencia, sin considerar que cada persona tiene su propio camino y circunstancias.

7. Opiniones de desconocidos: preocuparse por la opinión de personas desconocidas sobre decisiones personales, cuando en realidad no tienen influencia directa en la vida.

8. Perfección en proyectos personales: buscar la perfección en proyectos personales o hobbies, cuando la imperfección forma parte del proceso de aprendizaje y desarrollo.

Te has hecho ya una idea con estos ejemplos, ¿verdad? Y seguro que te han venido otros tantos a la mente.

Recordemos que cada persona tiene sus propias prioridades y perspectivas, y lo que puede parecer trivial para unos puede ser significativo para otros. La clave está en discernir y asignar nuestra energía a aquello que realmente importa en el contexto de nuestras metas y bienestar general.

Si nos centramos en el aprendizaje y uso de un idioma extranjero, aquí otras preocupaciones banales:

1. Pronunciación perfecta: obsesionarse con lograr una pronunciación perfecta desde el principio, en lugar de enfocarse en la comunicación efectiva y mejorar con el tiempo.

2. Errores gramaticales menores: preocuparse excesivamente por cometer errores gramaticales menores al hablar o escribir, olvidando que los errores son parte del proceso de aprendizaje.

3. Comparaciones constantes con nativos u otras personas: compararse constantemente con hablantes nativos en términos de fluidez, sin considerar que el proceso de aprendizaje lleva tiempo y es diferente para cada persona.

4. Vocabulario específico: centrarse en memorizar vocabulario muy específico o términos poco comunes, en lugar de priorizar palabras y expresiones útiles para la comunicación cotidiana.

5. Miedo al ridículo: temer al ridículo al intentar hablar en el idioma extranjero, olvidando que la mayoría de las personas aprecian los esfuerzos y están dispuestas a ayudar.

6. Uso de expresiones idiomáticas: sentir la presión de utilizar expresiones idiomáticas de manera forzada, en lugar de desarrollar gradualmente un conocimiento natural de ellas.

7. Comparaciones entre idiomas: comparar constantemente la dificultad del idioma extranjero con la lengua materna, en lugar de aceptar las diferencias y desafíos inherentes a cada idioma.

8. Perfección en la gramática: enfocarse demasiado en la perfección gramatical al escribir, en lugar de priorizar la comunicación clara y efectiva.

Recuerda que el aprendizaje de un idioma extranjero es un proceso continuo y, a menudo, requiere paciencia y práctica constante. No te preocupes demasiado por los detalles triviales y disfruta del proceso de descubrimiento y mejora gradual.

Por lo tanto, vamos a ver cómo podemos aplicar la incomodidad voluntaria al aprendizaje de idiomas.

Características principales de la INCOMODIDAD VOLUNTARIA

  1. La incomodidad voluntaria en la formación mental:

Los estoicos practicaban la incomodidad voluntaria para fortalecer sus mentes, desarrollar resiliencia y preparar sus cuerpos para desafíos aparentemente imposibles. Al contemplar el orden natural del mundo exterior, construían una cosmovisión sólida que les permitía funcionar con virtud y armonía. En el aprendizaje de idiomas, esta práctica se traduce en enfrentarse a la incomodidad lingüística de manera consciente, reconociendo que el progreso a menudo viene de superar desafíos.

  1. Premisas fundamentales de los estoicos:
  • Control sobre la actitud y las acciones: los estoicos creían que teníamos control sobre nuestra actitud y acciones, considerándolas vitales para vivir con excelencia.
  • Vivir con excelencia: la vida era un campo de entrenamiento para prepararse ante cualquier desafío, sin jactarse de los éxitos ni lamentarse por las derrotas.
  1. Estrés y resiliencia: entendiendo la ciencia:

Gracias a los avances en estudios neurocientíficos, entendemos que exponernos deliberadamente a desafíos e incomodidades genera dos tipos de estrés: el eustrés (deliberado y desafiante) y el distrés (percibido como amenazante). En el aprendizaje de idiomas, la incomodidad voluntaria es un estímulo de eustrés que activa neurotransmisores como la dopamina, motivando y recompensando el proceso de aprendizaje.

  1. Incomodidad voluntaria para desarrollar resiliencia:

La resiliencia, la capacidad de superar obstáculos, fue una virtud clave para los estoicos. Para ellos, cada obstáculo era una oportunidad para ejercitar la virtud y crecer como ser humano. Aplicar la incomodidad voluntaria al aprendizaje de idiomas significa enfrentar desafíos lingüísticos de manera deliberada, creando una experiencia más saludable y agradable ante la adversidad.

  1. Integrando la práctica en la vida diaria:

Los estoicos practicaban la incomodidad voluntaria como un medio para fortalecer la mente y cultivar la resiliencia frente a las adversidades. Algunos ejemplos de cómo incorporaban la incomodidad voluntaria en sus vidas incluyen:

1. Ayuno: algunos estoicos, como Séneca, practicaban el ayuno ocasional. Limitar conscientemente la ingesta de alimentos les permitía experimentar la incomodidad de la privación, desarrollando así la autodisciplina y la capacidad de resistir las tentaciones.

2. Exposición al frío; la exposición al frío, como las duchas frías o la vestimenta ligera en climas fríos, era una práctica común. Los estoicos creían que, al enfrentarse voluntariamente a condiciones adversas, fortalecían su voluntad y aprendían a aceptar las incomodidades de la vida.

3. Simplicidad en la vida cotidiana: adoptar un estilo de vida sencillo y austero era una forma de practicar la incomodidad voluntaria. Renunciar a lujos innecesarios y comodidades superfluas ayudaba a los estoicos a apreciar más las cosas básicas de la vida y a liberarse del apego a las posesiones materiales.

4. Austeridad en el vestir: elegir ropas simples y funcionales en lugar de prendas lujosas era otra expresión de su enfoque estoico. Esta práctica los recordaba constantemente de la importancia de desapegarse de la vanidad y la búsqueda de la aprobación externa.

5. Retiro temporal de placeres: al abstenerse temporalmente de ciertos placeres, como la comida indulgente o el entretenimiento frívolo, buscaban demostrar que la felicidad no dependía de estos placeres efímeros y desarrollar un mayor control sobre sus deseos.

6. Práctica de la pobreza voluntaria: algunos estoicos elegían vivir de manera más modesta y, en ocasiones, incluso practicaban la pobreza voluntaria para liberarse de la dependencia de las posesiones materiales y centrarse en valores más elevados.

Estas prácticas buscaban recordar a los estoicos la transitoriedad de las comodidades y placeres mundanos, fomentando así un enfoque más centrado en la virtud, la autodisciplina y la aceptación de las circunstancias adversas.

Aplicando la incomodidad voluntaria al aprendizaje de idiomas

A continuación, vamos a ver algunos ejemplos concretos para desafiar la comodidad lingüística:

  1. Cambio de patrones lingüísticos: rompe con la rutina de aprendizaje utilizando diferentes métodos y recursos. Si estás acostumbrado a aplicaciones, prueba clases presenciales o intercambios de idiomas. La incomodidad surge al enfrentar nuevos enfoques.
  2. Interacción con hablantes nativos: aunque pueda resultar incómodo, busca oportunidades para interactuar con hablantes nativos. Únete a grupos de conversación, participa en eventos lingüísticos o utiliza plataformas en línea para prácticas regulares. La incomodidad aquí radica en la exposición a diferentes acentos y estilos de comunicación.
  3. Elección de la primera fila: en eventos o clases de idiomas, colócate en la primera fila. ¡¡Esta iniciativa me encanta!! Esto no solo te expone más al idioma, sino que también te coloca en una posición de mayor visibilidad, generando una incomodidad positiva que fomenta la atención y participación.
  4. Cero usos de la lengua materna: durante períodos específicos, abstente de usar tu lengua materna. Esta práctica, aunque desafiante al principio, obliga a tu mente a sumergirse completamente en el idioma objetivo, fomentando una mayor inmersión y adaptación.

Beneficios del enfrentamiento a la incomodidad voluntaria:

  1. Desarrollo de la fortaleza lingüística:

 Gracias a la práctica continua, tanto la resistencia como la adaptabilidad lingüística se fortalecen al enfrentar situaciones incómodas regularmente. Aumenta la sensación de confianza y comodidad.

 Por otro lado, tener contacto con términos y expresiones desconocidas amplía el vocabulario de manera orgánica.

  1. Creación de hábitos efectivos:

Por un lado, cambiar hábitos de estudio mantiene la mente alerta, fomentando hábitos de aprendizaje más efectivos. 

Por otro lado, la incomodidad está ligada a cometer errores y aceptarlos desarrolla una mentalidad resiliente.

  1. Valoración de experiencias placenteras:

Celebrar pequeños avances se vuelve crucial, ya que cada logro está precedido por momentos de incomodidad y esfuerzo.

 Además, la incomodidad enseña a disfrutar del proceso de aprendizaje en sí mismo.

  1. Estrategias prácticas en la vida real:

Incorpora la práctica diaria, estableciendo pequeñas prácticas diarias que te saquen de tu zona de confort lingüística.

Gracias a desafíos lingüísticos y metas desafiantes, aceleras el progreso al exponerte a situaciones susceptibles de ser incómodas.

Conclusión sobre la incomodidad voluntaria aplicada a los idiomas

La incomodidad voluntaria en el aprendizaje de idiomas no solo fortalece habilidades lingüísticas, sino que también transforma la experiencia en un viaje emocionante y desafiante. Al abrazar la incomodidad, te conviertes en un aprendiz de idiomas competente y desarrollas una mentalidad resiliente aplicable en diversos aspectos de la vida. La incomodidad deja de ser un obstáculo y se convierte en tu aliada en el camino hacia la maestría lingüística y la resiliencia.

¿Estás de acuerdo? 

¿Qué se te ocurre que puedes hacer que te lleve a la incomodidad voluntaria tanto en tu vida cotidiana como en los idiomas?

Te leo en los comentarios.

¡Felices idiomas!

Imagen cortesía de Canva

Artículo inspirado en este otro.

¿Quieres medir el impacto que tiene tu desempeño con los idiomas en tu carrera profesional?


¿Te impulsan o te frenan?
Descárgate GRATIS este Ebook y EVALÚA TU DESEMPEÑO CON LOS IDIOMAS en 3 PASOS.

No. No es una prueba de nivel. Es una nueva oportunidad para medir cuánto aprovechas tus conocimientos y CONSEGUIR TUS METAS PROFESIONALES de una vez por todas.

LLÉVATE AHORA ESTE EBOOK GRATIS A TU BANDEJA DE ENTRADA

¿Qué opción se ajusta más a tu situación actual?

PRINCIPIANTE: Voy a empezar a aprender un idioma para desarrollarme profesionalmente..
EXPERIMENTADO: Tengo conocimientos del idioma, pero no los estoy aprovechando y esto me limita en mi carrera profesional.
PROFESIONAL: Me dedico a la enseñanza de idiomas y me interesa conocer tu trabajo.

Responsable: Paloma María García Pérez con NIF 46776345A.
Finalidad: envío de mis publicaciones y correos comerciales.
Legitimación: tu consentimiento expreso.
Destinatarios: tus datos se alojan en mi plataforma de email marketing Active Campaign cuyo titular es ActiveCampaign, LLC ubicada en Irlanda y acogida al Privacy Shield.
Derechos: de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos en info@palomagarciacoach.com. No dudes en consultar mi política de privacidad  para más información.

Paloma Coach de idiomas

Soy Paloma García, coach de idiomas. Ayudo a profesionales como tú a alcanzar sus metas personales y profesionales a muy corto plazo, gracias a dar los pasos necesarios con los idiomas de une vez por todas.

Me considero una eterna aprendiz. Vivo con auténtica pasión todo lo que estoy descubriendo gracias al coaching, el emprendimiento y el mundo online.

Si quieres saber el impacto que tienen los idiomas en tu carrera profesional, te regalo mi Ebook Gratuito “Evalúa tu desempeño con los idiomas en 3 pasos”.

No es una prueba de nivel ni consejos para aprender idiomas. Es una nueva oportunidad para medir cuánto aprovechas lo que ya sabes y CONSEGUIR TUS METAS PROFESIONALES.

¿TE HA GUSTADO? ¡COMPARTE!

Deja un comentario