Como seguro ya sabes, la comunicación oral es mucho más que lo que dices con palabras, ya sea de forma oral o escrita.  Es decir, comunicar sin abrir la boca.

Solemos dar mucha importancia al lenguaje verbal u oral, pero éste es solo una pequeña parte de la comunicación según los estudios realizados por el psicólogo Albert Mehrabian (1967), sobre comportamiento no verbal.

Si bien es cierto que estos estudios han sido cuestionados por el alcance y simplicidad de los mismos, sí que es interesante aprovechar las conclusiones alcanzadas.

En ciertas situaciones, cuando hay ambigüedad entre lo que se dice y el cómo se dice (el contenido no cuadra con el continente, es decir, tono, entonación, etc.), el receptor atribuye la información percibida en un 7% a las palabras, el 38% a la voz y el 55%, al lenguaje corporal.

Por lo tanto, te aconsejo que tengas en cuenta estos elementos que entran en juego cuando comunicas:

  1. Comunicación corporal y facial: mirada, sonrisa, gestos, respiración, posturas, movimiento.
  2. Comunicación vocal: entonación, tono, pausas, ritmo, proyección, silencios.
  3. Comunicación verbal: palabras.
  4. Otros: distancia, apariencia física, contacto físico

Así que, a la hora de hablar, mejor dicho, de comunicar, toma consciencia de todos los elementos de forma sistémica. Cuando cambiamos uno, todo el sistema cambia.

De hecho, uno comunica desde el mismísimo momento que aparece ante otro. Cuando vas a una reunión, por ejemplo, empiezas a comunicar solo entrar por la puerta. La puesta en escena es muy importante.

Si piensas en la última reunión a la que has ido, ¿cómo entraste? ¿qué mensaje crees que diste? ¿cuál querrías haber dado?

Por supuesto, no quiero ser tan ingenua como para decir que no pasa nada si no tienes nivel del idioma, con que sonrías mucho, ya basta.

Ojalá fuera tan fácil. Sí quiero hacer énfasis en que, además de prepararte la reunión con la terminología, expresiones y conceptos que quieras usar, fíjate y mucho en tu lenguaje no verbal. Comunicar sin abrir la boca.

Recurre a él en esos momentos que te falte esa palabra, cuando te atasques, cuando no entiendas algo, si alguien no entiende algo…

¿Cómo crees que te puede ayudar en tu próximo encuentro con el idioma?

Te dejo pensando en ello.

Me voy, eso sí, con una gran sonrisa y lanzándote un guiño de ojo (algo muy recurrente en mi lenguaje no verbal, ahora que lo pienso).

Un abrazo,

Paloma

P.S. 01 Si quieres leer más sobre el lenguaje no verbal, aquí tienes un enlace a un pdf que he encontrado bastante completo.

P.S. 02 Como esta semana estamos de elecciones y ha habido el típico debate político, fíjate cómo han analizado el lenguaje no verbal de cada uno de los candidatos. ¿Interesante, verdad? Aquí tienes el enlace.

Photo by Anna Vander Stel on Unsplash

¿Quieres saber más? Aquí

Soy Paloma García. Ayudo a profesionales como tú a entender y superar los posibles bloqueos y resistencias en el uso y/o aprendizaje de un idioma. Para que así te transformes en la persona capaz de vivirlo con confianza, naturalidad y disfrute.

Me considero una eterna aprendiz. Vivo con auténtica pasión todo lo que estoy descubriendo gracias al coaching, el emprendimiento y el mundo online.

Si quieres empezar a conocer los detalles de tu experiencia con los idiomas, apúntate a mi Newsletter. Recibirás gratis la guía «El Método ADA: transforma tu enfoque para vivir los IDIOMAS EN POSITIVO»

 

Deja un comentario