¿Quieres medir tu desempeño con los IDIOMAS en 3 pasos y descubrir cómo influyen en la EVOLUCIÓN de tu CARRERA profesional?


Consíguelo con esta Evaluación Gratuita.
¡No es una prueba de nivel!

2 tipos de MEMORIA para aprender IDIOMAS

2 tipos de MEMORIA para aprender IDIOMAS

En este nuevo artículo exploramos las fascinantes conexiones entre la memoria y el aprendizaje de idiomas, gracias a las revelaciones del autor e investigador Héctor Ruiz Martín en su libro “Edumitos” que nos han hecho poner el foco en 2 tipos de memoria para aprender idiomas.

Si quieres ver el texto original  de la entrevista, aquí tienes el enlace al artículo “Cuarenta y cuatro mitos sobre el aprendizaje que te harán cuestionar lo que siempre has creído”

Este artículo explora las ideas presentadas por el investigador y autor Héctor Ruiz Martín en su libro ‘Edumitos’ (International Science Teaching Foundation, 2023), donde desmantela mitos arraigados sobre la enseñanza y el aprendizaje.

Ruiz Martín desafía creencias comúnmente aceptadas y destaca la importancia de respaldarlas con evidencia científica. Aquí recogemos las ideas principales:

  1. Edumitos’: el libro aborda nociones sobre el aprendizaje, técnicas de estudio, emociones, memoria, tecnología, infancia, desarrollo, habilidades semánticas y lectura respaldadas por la literatura científica.
  2. Aceptación de mitos: Ruiz Martín explica la aceptación de mitos basada en la intuición y experiencia personal, resaltando cómo la ciencia puede superar estas percepciones subjetivas.
  3. Estilos de aprendizaje: la idea de estilos de aprendizaje únicos es desafiada, resaltando que las diferencias entre estudiantes se basan en conocimientos previos, habilidades semánticas y motivación, no en estilos específicos.
  4. Ineficacia de la música en el aprendizaje: Se argumenta que la música consume recursos cognitivos, afectando la atención y la memoria de trabajo de manera negativa durante el aprendizaje. En el artículo en el que hablábamos de la sugestopedía, justo se decía lo contrario. ¿Lo leíste? Aquí lo tienes.
  5. Aprender haciendo vs. aprendizaje activo: ¡Súper importante! Ruiz Martín diferencia “aprender haciendo” de “aprendizaje activo”, defendiendo que la primera no garantiza compromiso cognitivo. El aprendizaje activo implica conectar conocimientos previos con nueva información.
  6. Ineficacia de técnicas tradicionales de estudio: estrategias como subrayar, copiar y resumir se cuestionan por su efectividad a corto plazo. Se aboga por métodos como la autoevaluación y la práctica de la evocación.
  7. Papel de las emociones: aunque las emociones son importantes, se destaca que la motivación es el factor emocional clave que impulsa el aprendizaje. Las emociones no garantizan una memoria semántica más efectiva, basada en el procesamiento cognitivo. Interesante, ¿verdad? Obviamente, hay que poner intención y atención para aprender. Pero hacerlo con ganas e ilusión hace la diferencia. ¿Estás de acuerdo?

Antes de entrar en detalle en cómo trabajar  los dos tipos de memoria y en cómo se retroalimentan, vamos a definir cada tipo de memoria.

2 tipos de memoria a tener en cuenta en el aprendizaje de idiomas

Memoria Semántica

  • Se refiere a la parte de la memoria que almacena el conocimiento general y conceptual, como hechos, significados y conceptos.
  • Incluye información que no está ligada a eventos específicos o experiencias personales, sino que representa el conocimiento abstracto sobre el mundo. Por ejemplo, saber que París es la capital de Francia o entender el significado de una palabra en un idioma.
  • La memoria semántica es un subconjunto de la memoria semántica. Mientras que la memoria semántica se centra específicamente en el conocimiento abstracto y conceptual, la memoria semántica abarca un espectro más amplio de procesos cognitivos, incluyendo la memoria semántica pero también otros aspectos de la función semántica.

Memoria Episódica

  • La memoria episódica es una forma de memoria que implica la capacidad de recordar eventos específicos y experiencias personales.
  • Se refiere a la capacidad de recuperar información sobre situaciones temporales y espaciales únicas, como recordar qué hiciste en tu última celebración de cumpleaños.
  • Incluye detalles contextuales, como el tiempo, el lugar, las emociones y las personas asociadas con el evento recordado.
  • A diferencia de la memoria semántica, que almacena conocimientos generales, la memoria episódica está centrada en experiencias autobiográficas y eventos concretos de la vida del individuo.
  • Puede considerarse una parte integral de la memoria declarativa, que incluye la capacidad de recordar información explícita y consciente.

De este modo, mientras que la memoria semántica se centra en el conocimiento abstracto, la memoria episódica se enfoca en la capacidad de recordar eventos y experiencias específicas de la vida personal. Ambas, junto con la memoria semántica en general, desempeñan papeles fundamentales en el proceso de aprendizaje y retención de información.

Conexión entre memoria episódica y respuestas emocionales ante el idioma

La memoria episódica desempeña un papel crucial en la formación de respuestas emocionales, ya sea de rechazo o disfrute, hacia un idioma en particular. Estos episodios memorables tienen un impacto significativo en la exposición continua y el compromiso con el proceso de aprendizaje de dicho idioma.

Cuando experimentamos emociones intensas al aprender una nueva lengua, ya sea a través de la comprensión de una expresión compleja, la conquista de un desafío gramatical o la conexión con una cultura diferente, estamos generando recuerdos episódicos sólidos. Estos momentos emocionales se asocian directamente con el idioma en cuestión, creando una red de experiencias lingüísticas vívidas en nuestra memoria.

La formación de estos episodios de memoria es esencial porque influyen en nuestra respuesta emocional futura al encontrarnos con situaciones similares en el proceso de aprendizaje del idioma. Si asociamos una palabra, una expresión o una interacción con una experiencia positiva, es más probable que experimentemos disfrute y apertura en futuros encuentros con esa parte del idioma.

Por otro lado, episodios negativos pueden generar respuestas de rechazo o frustración. Un malentendido, una dificultad persistente o una experiencia desagradable pueden teñir nuestra percepción del idioma y crear barreras emocionales que dificulten la motivación para seguir aprendiendo.

Es crucial, por lo tanto, cultivar episodios de memoria positivos en el proceso de aprender un idioma. La exposición constante a situaciones que generen emociones positivas, ya sea a través de logros personales, interacciones sociales agradables o el descubrimiento de la riqueza cultural del idioma, fortalecerá la conexión emocional con el mismo.

La repetición de experiencias positivas contribuirá a construir una asociación emocional saludable con el idioma, fomentando así la disposición para la exposición continua y la superación de desafíos lingüísticos.

Como hemos visto y puedes intuir, la memoria episódica no solo influye en nuestras respuestas emocionales inmediatas, sino que también moldea la actitud general hacia el idioma, afectando significativamente la motivación y el compromiso en el proceso de aprendizaje.

¿Qué episodios componen tu memoria episódica hasta ahora? ¿Te acercan o te alejan al idioma?

Importancia de la memoria semántica en el aprendizaje de idiomas

Cuando aprendes un nuevo idioma, la memoria episódica (recuerdos de eventos específicos) y la memoria semántica (conocimiento general del lenguaje) trabajan juntas. La memoria semántica es como la base de conocimientos generales que te ayuda a entender y consolidar los recuerdos de eventos específicos, como conversaciones o situaciones particulares.

La relación entre estas dos memorias es como una calle de doble sentido. Un buen procesamiento cognitivo (pensar y entender de manera sólida) ayuda a formar recuerdos memorables. A su vez, tener experiencias positivas mientras aprendes refuerza y enriquece tu conocimiento general del idioma.

Tanto el entendimiento general del idioma como las experiencias específicas juegan un papel clave en el aprendizaje de un nuevo idioma, y trabajar juntas mejora tus habilidades lingüísticas.

Cuando la memoria semántica experimenta resultados tangibles en el aprendizaje de un idioma, como la capacidad para sostener conversaciones, comprender textos o expresarse con mayor o menor fluidez, siempre acorde a tu nivel (no tus expectivas), se establece una conexión más fuerte entre el procesamiento cognitivo y las experiencias memorables asociadas al idioma. Estos logros concretos actúan como recompensas semánticas, estimulando la motivación y el interés continuo en el proceso de aprendizaje.

La retroalimentación positiva entre la memoria semántica y episódica es crucial para prevenir el desamparo aprendido, un concepto psicológico que describe la resignación y la falta de motivación resultantes de la percepción de la falta de control sobre una situación.

En el aprendizaje de idiomas, el desamparo aprendido a menudo surge cuando no se perciben mejoras significativas o cuando las experiencias memorables asociadas al idioma son predominantemente negativas. 

La creación de un ambiente de aprendizaje que fomente logros medibles y experiencias positivas en el uso del idioma contribuye a fortalecer no solo la memoria semántica sino también la memoria episódica asociada al idioma, evitando así el desamparo aprendido y manteniendo un enfoque positivo y motivador en el proceso de aprendizaje.

Lo vemos un poco más abajo.

Interacción entre memorias episódica y semántica en el aprendizaje de idiomas

Como hemos estado comentando, la interacción entre la memoria episódica y semántica se convierte en un elemento fundamental en el proceso de aprendizaje de idiomas. Cuando la memoria episódica contribuye a la formación de experiencias memorables asociadas al idioma, la memoria semántica actúa como el pilar que consolida y refuerza esos recuerdos.

La memoria episódica, alimentada por eventos emocionalmente ricos, crea una red de conexiones mentales con el idioma. Estos eventos pueden ser desde la primera vez que logramos comunicarnos efectivamente hasta momentos en los que superamos desafíos lingüísticos significativos. La intensidad emocional de estos episodios genera una huella duradera en nuestra memoria episódica.

La memoria semántica, por otro lado, despliega su papel cuando internalizamos reglas gramaticales, ampliamos nuestro vocabulario y desarrollamos habilidades para comprender estructuras lingüísticas más complejas. Este procesamiento cognitivo sólido no solo contribuye a la adquisición de conocimientos lingüísticos, sino que también refuerza la capacidad de aplicar esos conocimientos en situaciones prácticas.

Es esencial reconocer que la relación entre la memoria episódica y semántica no es unilateral; ambas se benefician mutuamente. La intensidad emocional de un episodio memorizable puede potenciar la retención y comprensión de información en la memoria semántica. A su vez, la memoria semántica robusta facilita la asimilación de nuevos conocimientos y la creación de más episodios memorables.

La retroalimentación positiva y la prevención del desamparo aprendido en el aprendizaje de idiomas

Seguimos con el apasionante e importante concepto acuñado como desamparo aprendido: un fenómeno psicológico que describe la resignación y la pérdida de motivación resultantes de la percepción de falta de control sobre una situación. Este concepto se ha aplicado en diversas áreas, incluido el aprendizaje, donde los estudiantes pueden experimentar una sensación abrumadora de impotencia y desmotivación.

Algo demasiado común en el aprendizaje de idiomas que lleva a bloqueos y creencias del tipo “no soy bueno para los idiomas, no se me dan bien, etc. etc.”

Vamos a ver cómo se puede llegar al desamparo aprendido en el aprendizaje de idiomas:

  1. Falta de progreso percibido: si no experimentas mejoras notables en tu capacidad para comunicarte en el nuevo idioma, puedes comenzar a sentir desesperanza y desmotivación. La ausencia de resultados tangibles puede alimentar la percepción de falta de control sobre tu aprendizaje. Aquí es importante que identifiques qué estás haciendo para tener los resultados que quieres/esperas.
  2. Experiencias negativas continuas: situaciones como malentendidos frecuentes, dificultades persistentes para comprender ciertos aspectos del idioma o interacciones desagradables pueden crear asociaciones negativas que contribuyen al desamparo aprendido. De nuevo aparece la sensación de falta de control, ¿verdad? Y, de nuevo, presta atención a qué y cómo estás aprendiendo el idioma que te interesa.
  3. Carencia de retroalimentación positiva: la  falta de reconocimiento de logros y mejoras en las habilidades lingüísticas suele generar un vacío en la retroalimentación positiva. La ausencia de refuerzo constante puede hacerte percibir que tus esfuerzos no conducen a resultados tangibles, contribuyendo así al desamparo aprendido. Aquí es crucial tener en cuenta que la primera retroalimentación tiene que venir de ti. Luego, externa. Viéndote hacer cosas en el idioma meta, comunicando, interactuando, disfrutando…
  4. Enfoque en obstáculos en lugar de soluciones: cuando te centras predominantemente en los obstáculos y desafíos en lugar de buscar soluciones y mejoras, puedes caer en una mentalidad de desamparo. La falta de una estrategia efectiva para superar dificultades puede aumentar la percepción de falta de control. Sobre todo, la falta de una estrategia clara para aprender un idioma. El café para todos no funciona. 
  5. Desconocimiento de cómo aprender un idioma: es una realidad que hay un gran desconocimiento de cómo aprender un idioma. No nos enseñan a aprender a aprender, ni tampoco a gestionar nuestras emociones cuando nos vemos expuestos a un idioma extranjero. Como no sabemos cómo aprender un idioma, a menudo creemos que con cambiar de método es suficiente. Y así entramos en una espiral en la que entramos y salimos sin éxito, aumentando nuestra frustración. Y, por lo tanto, nuestro desamparo aprendido. Identificar tu filtro afectivo al aprender y comunicar en un idioma extranjero te será de gran ayuda. Aquí puedes leer sobre este filtro fruto de una las teorías de aprendizaje de idiomas de Stephen Krashen. 

En pocas palabras…

Recibir reconocimiento cuando aprendes un idioma marca una gran diferencia. Cuando te dicen “hablas muy bien inglés” o entiendes textos, sientes que estás avanzando, ¿verdad?

Esa sensación de victoria no solo te hace sentir bien, sino que también activa tu cerebro. Es como una medalla virtual que te impulsa a seguir dándolo todo. Y lo mejor es que el reconocimiento no solo proviene de los demás.

Cuando te entienden, ya sea leyendo lo que escribes o escuchándote hablar, es una victoria personal. Asistir a clases regularmente también cuenta como un logro. Esos pequeños avances diarios son como gotas que llenan tu vaso de motivación.

Rodearte de momentos positivos y mejorar tus habilidades crea un ciclo que potencia tu experiencia con los idiomas. Tu cerebro se llena de éxito y alegría, lo que te ayuda a seguir aprendiendo sin caer en la desmotivación.

Así que, en resumen, cuando tus logros y tus conocimientos se unen, aprendes mucho mejor un idioma. Y cuando ves avances y eres constante en tu aprendizaje (ya sea asistiendo a clases o por tu cuenta), evitas sentirte abrumado, abandonar y mantener viva la llama del aprendizaje.

Tenlo en cuenta en tu viaje con los idiomas.

¿Qué te ha parecido este nuevo artículo? ¿cómo llevas estos dos tipos de memoria? 

¡Comparte tus experiencias en los comentarios!

¡Felices idiomas!

Imagen cortesía de Canva

¿Quieres medir el impacto que tiene tu desempeño con los idiomas en tu carrera profesional?


¿Te impulsan o te frenan?
Descárgate GRATIS este Ebook y EVALÚA TU DESEMPEÑO CON LOS IDIOMAS en 3 PASOS.

No. No es una prueba de nivel. Es una nueva oportunidad para medir cuánto aprovechas tus conocimientos y CONSEGUIR TUS METAS PROFESIONALES de una vez por todas.

LLÉVATE AHORA ESTE EBOOK GRATIS A TU BANDEJA DE ENTRADA

¿Qué opción se ajusta más a tu situación actual?

PRINCIPIANTE: Voy a empezar a aprender un idioma para desarrollarme profesionalmente..
EXPERIMENTADO: Tengo conocimientos del idioma, pero no los estoy aprovechando y esto me limita en mi carrera profesional.
PROFESIONAL: Me dedico a la enseñanza de idiomas y me interesa conocer tu trabajo.

Responsable: Paloma María García Pérez con NIF 46776345A.
Finalidad: envío de mis publicaciones y correos comerciales.
Legitimación: tu consentimiento expreso.
Destinatarios: tus datos se alojan en mi plataforma de email marketing Active Campaign cuyo titular es ActiveCampaign, LLC ubicada en Irlanda y acogida al Privacy Shield.
Derechos: de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos en info@palomagarciacoach.com. No dudes en consultar mi política de privacidad  para más información.

Paloma Coach de idiomas

Soy Paloma García, coach de idiomas. Ayudo a profesionales como tú a alcanzar sus metas personales y profesionales a muy corto plazo, gracias a dar los pasos necesarios con los idiomas de une vez por todas.

Me considero una eterna aprendiz. Vivo con auténtica pasión todo lo que estoy descubriendo gracias al coaching, el emprendimiento y el mundo online.

Si quieres saber el impacto que tienen los idiomas en tu carrera profesional, te regalo mi Ebook Gratuito “Evalúa tu desempeño con los idiomas en 3 pasos”.

No es una prueba de nivel ni consejos para aprender idiomas. Es una nueva oportunidad para medir cuánto aprovechas lo que ya sabes y CONSEGUIR TUS METAS PROFESIONALES.

¿TE HA GUSTADO? ¡COMPARTE!

Deja un comentario