¿Quieres medir tu desempeño con los IDIOMAS en 3 pasos y descubrir cómo influyen en la EVOLUCIÓN de tu CARRERA profesional?


Consíguelo con esta Evaluación Gratuita.
¡No es una prueba de nivel!

OLVIDA y ENTRENA claves para aprender IDIOMAS

OLVIDA y ENTRENA: claves para aprender IDIOMAS

Seguimos hablando de memoria con algo de lo más revelador para ejercitarla: olvidar.

Curioso, ¿verdad? 

Tan crucial como realizar ejercicio físico, uno de mis innegociables en mi día a día.

La importancia de la memoria en nuestras vidas es innegable. Desde el aprendizaje diario hasta la salud mental, la capacidad de recordar información desempeña un papel crucial. Sin embargo, diversos factores, como el estrés, el multitasking y los problemas de atención pueden afectar negativamente nuestra memoria con el tiempo. Es por eso que los científicos de la Universidad de Harvard han explorado cómo el ejercicio físico puede convertirse en un poderoso aliado para fortalecer la memoria y potenciar las habilidades cognitivas. Así como el hecho de olvidar.

¡Veamos cómo está todo relacionado!

La memoria:  un proceso dinámico y adaptativo

Según los estudios neurocientíficos, la memoria no se asemeja a un almacén estático de datos, sino más bien a un proceso en constante evolución. Cada experiencia, estímulo o recuerdo activa grupos específicos de neuronas y sinapsis en el cerebro. Estas conexiones son plásticas y dinámicas, pudiendo fortalecerse o debilitarse con el tiempo. La repetición de estímulos refuerza estas conexiones, mientras que la falta de refuerzo puede llevar a su pérdida.

De este modo, los expertos sostienen que la memoria no es comparable a un USB o a un disco duro. En lugar de ser un repositorio estático, la memoria cumple la función de ayudarnos a entender y adaptarnos al mundo que nos rodea. Para lograr esto, el cerebro debe filtrar y seleccionar la información relevante, olvidando detalles irrelevantes y optimizando lo que se recuerda.

Olvidar para recordar: el papel fundamental del olvido

Contrario a la creencia popular de que una buena memoria consiste en recordar todo, los científicos sugieren que el olvido es esencial. La clave no está en lo que recordamos, sino en la cantidad que olvidamos. La capacidad de olvidar detalles irrelevantes permite que el cerebro se enfoque en la información esencial para tomar decisiones inteligentes. La memoria, por lo tanto, contribuye a nuestra capacidad de generalizar y prever los cambios en nuestro entorno.

La neurociencia aboga por el olvido controlado y la eliminación de detalles sin importancia. Ciertas células cerebrales, como las microglías, desempeñan un papel crucial al borrar recuerdos irrelevantes. Este proceso distingue a los humanos de las máquinas, ya que somos capaces de extraer lo esencial y comprender lo abstracto de nuestros recuerdos.

La subjetividad de la memoria y la importancia de la novedad

La memoria no es un registro objetivo de hechos, sino una representación filtrada de experiencias. Nuestro punto de vista está condicionado por nuestras experiencias previas, que se transforman en expectativas. Por lo tanto, la subjetividad es inherente a la memoria, y la misma experiencia puede generar recuerdos diferentes en diferentes personas.

La novedad juega un papel crucial en la formación de recuerdos duraderos. Las experiencias emocionalmente impactantes o sorprendentes tienden a quedarse grabadas en la memoria. La neurociencia respalda la idea de que el cerebro utiliza la novedad como un filtro para decidir qué información retener. En resumen, la memoria tiende a olvidarlo casi todo, a menos que sea algo singular o novedoso. De nuevo, vemos el impacto de las emociones en la memoria. Y, por ende, en el aprendizaje en general. Cuánta más carga emocional pongamos en nuestro aprendizaje, mejor recordaremos lo que nos interesa. Todo, no. Como hemos visto, eso es un imposible y del todo contraproducente.

El ejercicio físico como potenciador de la memoria

Mientras exploramos la complejidad de la memoria, surge un descubrimiento fascinante de la Universidad de Harvard sobre el impacto positivo del ejercicio físico en la función cerebral. Este estudio revela que seguir un programa de ejercicio físico moderado durante seis meses conduce a cambios significativos en las regiones cerebrales, mejorando la memoria y las habilidades cognitivas de los participantes.

El Dr. Scott McGinnis, profesor de Neurología en la Facultad de Medicina de Harvard, destaca la importancia de este hallazgo y afirma que “hay mucha ciencia detrás de esto”. Este avance tiene implicaciones significativas en la prevención de la demencia, una enfermedad que afecta a más de 55 millones de personas en todo el mundo, siendo el Alzheimer responsable de la mayoría de los casos.

El poder transformador del ejercicio moderado

El ejercicio físico no solo beneficia al cuerpo, sino que también tiene efectos positivos en la función cerebral. al estimular cambios en las regiones cerebrales, lo que se traduce en una mejora notable en las capacidades de memoria y pensamiento. Este descubrimiento representa un paso significativo en la búsqueda de métodos para prevenir la demencia, especialmente el Alzheimer.

Caminar regularmente, una actividad simple y accesible, se destaca como una de las mejores formas de ejercicio para mejorar la función cerebral. Además de estimular la formación de nuevos vasos sanguíneos y mantener la salud celular cerebral, la actividad física también tiene impactos positivos en el estado de ánimo, la calidad del sueño, y la reducción del estrés y la ansiedad. No solo es una forma efectiva de ejercicio, sino también una manera de mejorar la salud mental en general.

  • La rutina como clave para maximizar los beneficios: para incorporar el ejercicio físico de manera efectiva en nuestra vida diaria, el Dr. McGinnis sugiere establecerlo como un hábito regular. Comparándolo con tomar un medicamento recetado, propone realizar actividad física moderada, como caminar a paso ligero, durante al menos 150 minutos por semana. Este enfoque gradual permite que el cuerpo y la mente se adapten al cambio, optimizando los beneficios del ejercicio.

Explorando las conexiones entre ejercicio y memoria

Mientras la ciencia avanza en la comprensión de cómo el ejercicio afecta la memoria, los investigadores continúan explorando las complejidades de este vínculo. Proyectos como RememberEx, que busca identificar los mecanismos electrofisiológicos de la memoria en el cerebro humano, están arrojando luz sobre las interacciones entre el hipocampo y la amígdala.

Este proyecto tiene como objetivo comprender los procesos neuronales subcorticales y corticales en humanos relacionados con la formación y recuperación de la memoria episódica para eventos destacados. Utiliza grabaciones directas e estimulación eléctrica focal para analizar las dinámicas de los circuitos neuronales en estructuras como el hipocampo, la amígdala, el núcleo accumbens y la corteza. El fin es obtener conocimientos clave para abordar trastornos de memoria y otras condiciones neuropsiquiátricas.

La memoria se presenta como un proceso multifacético que involucra diversas regiones cerebrales y no puede reducirse a una única sede, como se pensaba anteriormente. A medida que la investigación avanza, también lo hace nuestra comprensión de la memoria y su relación con la actividad física. Este descubrimiento no solo tiene el potencial de mejorar la salud mental y prevenir enfermedades neurodegenerativas, sino que también destaca la importancia de adoptar un enfoque holístico para comprender la mente y el cuerpo. Lo que sin duda nos ayuda a la hora de aprender un idioma, ¿no te parece?

Conclusión: comprométete con tu salud cerebral

La conexión entre el ejercicio físico y la memoria revela un aspecto fascinante de la complejidad de nuestro cerebro. No solo estamos destinados a olvidar (y lo necesitamos), sino que también tenemos la capacidad de mejorar nuestra memoria y función cognitiva a través del ejercicio regular. Este hallazgo no solo tiene implicaciones para la prevención de enfermedades mentales, sino que también enfatiza la importancia de mantener una vida activa para promover la salud general del cuerpo y la mente. Adoptar la actividad física como un hábito regular puede ser la clave para fortalecer nuestra memoria y garantizar un envejecimiento cerebral saludable.

La dinámica de la memoria en el APRENDIZAJE DE IDIOMAS

El proceso de aprender un nuevo idioma involucra la codificación de información lingüística, la retención de vocabulario y la capacidad de recuperar esta información cuando es necesario comunicarse. La memoria, como se ha explorado en estudios neurocientíficos, juega un papel crucial en este proceso.

Contrario a la creencia común de que una buena memoria consiste en recordar todas las palabras y reglas gramaticales, la neurociencia sugiere que el olvido controlado y la optimización de la información son esenciales. Aquí es donde entra en juego el ejercicio físico como un potenciador de la memoria y las habilidades cognitivas.

La importancia del OLVIDO en el aprendizaje de IDIOMAS

Aunque pueda sonar contraproducente, el olvido desempeña un papel crucial en el proceso de aprendizaje de idiomas. La memoria no debe considerarse como un almacén estático de información, sino como un proceso dinámico que evoluciona con el tiempo. Para aprender un nuevo idioma de manera efectiva, es esencial olvidar detalles intrascendentes y optimizar la retención de información relevante.

Veamos algunas estrategias prácticas para aprovechar el olvido en el aprendizaje de idiomas:

  1. Filtrar lo intrascendente: al igual que el cerebro filtra información innecesaria para optimizar la memoria, los estudiantes de idiomas deben aprender a distinguir entre detalles cruciales y accesorios. Enfocarse en la información esencial facilita la retención y aplicación práctica del nuevo idioma. ¿Recuerdas la Ley de Pareto aplicada a los idiomas? 
  2. Olvidar para adaptarse: la flexibilidad cognitiva es esencial en el aprendizaje de idiomas. Olvidar ciertos conceptos o reglas gramaticales permite adaptarse a nuevas formas de comunicación. No todas las palabras o estructuras serán igualmente relevantes en todas las situaciones, y permitir que algunas se desvanezcan puede facilitar la integración de nuevas expresiones y contextos.

Ejercicio físico: un aliado poderoso para el aprendizaje de idiomas

El estudio de Harvard que hemos visto más arriba revela que seguir un programa de ejercicio físico moderado con regularidad conduce a cambios en las regiones cerebrales, mejorando significativamente la memoria y el pensamiento. Al aplicar esto al aprendizaje de idiomas, se abre la puerta a estrategias que vinculan el ejercicio con la retención de vocabulario, la pronunciación y la capacidad para formar oraciones, por ejemplo.

Veamos algunas estrategias prácticas para incorporar el ejercicio en tu aprendizaje de Idiomas:

  1. Caminatas y repaso de vocabulario: integrar sesiones de aprendizaje de idiomas durante caminatas puede ser beneficioso ya que la combinación de ejercicio físico y repetición de vocabulario fortalece las conexiones cerebrales relacionadas con el nuevo idioma. Una oportunidad de oro para aplicar el active recall en un contexto distendido y diferente al espacio que uses normalmente para aprender el idioma (aula de clase, en casa). Eso también ayuda a reforzar la memoria, ¿lo sabías?
  2. Ejercicio antes de tus sesiones de estudio: realizar actividad física moderada antes de sentarse a estudiar un idioma ayuda a preparar tu cerebro para retener nueva información. El aumento del flujo sanguíneo y la liberación de neurotransmisores durante el ejercicio pueden crear un entorno propicio para el aprendizaje. Tu humor va a ser diferente y seguro que más predispuesto para aprender. La práctica tiene que ser consciente y con intención/atención.
  3. Rutinas de ejercicio como hábitos lingüísticos: establecer rutinas de ejercicio regular como hábitos lingüísticos puede fortalecer la asociación entre el movimiento físico y la actividad cerebral relacionada con el idioma. Esto podría incluir la práctica de vocabulario mientras se estira o la narración de frases durante ejercicios cardiovasculares. De nuevo, aprovechar otros contextos para practicar el idioma es siempre un plus en tu experiencia.

Un enfoque holístico para el aprendizaje de idiomas

El aprendizaje de idiomas va más allá de memorizar listas de palabras; implica la construcción de conexiones y la adaptación del cerebro a una nueva forma de comunicación. Al adoptar un enfoque holístico que integra el ejercicio físico, podemos potenciar la memoria y las habilidades cognitivas necesarias para el dominio de un nuevo idioma, obteniendo estos beneficios adicionales:

  1. Reducción del estrés idiomático: aprender un nuevo idioma puede ser estresante y generar ansiedad lingüística. El ejercicio actúa como un regulador del estrés, creando un ambiente mental más receptivo para la absorción de nueva información lingüística.
  2. Mejora del enfoque y la concentración: la actividad física regular ha demostrado mejorar la concentración y el enfoque. Estas mejoras son directamente transferibles al proceso de aprendizaje de idiomas, donde la atención a los detalles lingüísticos es crucial. Recuerda: no estar por estar, no por cumplir el expediente. 
  3. Estimulación del proceso creativo: el ejercicio desencadena la liberación de sustancias químicas cerebrales que fomentan la creatividad. En el aprendizaje de idiomas, esto puede traducirse en la capacidad de formular expresiones y construcciones lingüísticas de manera más imaginativa y utilizar mejor los recursos/conocimientos que tienes.

Mejorando la memoria para la aplicación práctica en el idioma

El aprendizaje de un idioma no se completa solo con la retención de información; implica la capacidad de aplicar esos conocimientos en situaciones del mundo real. Mejorar la memoria de manera efectiva implica estrategias específicas para la transferencia de información del conocimiento pasivo al uso activo del idioma. Veamos algunas de estas estrategias para mejorar la memoria y facilitar la aplicación práctica:

  1. Práctica activa y conversación: la memoria se refuerza cuando se practica activamente un idioma en situaciones de conversación. Participar en intercambios lingüísticos, ya sea en persona o en línea, crea oportunidades para aplicar conocimientos y fortalecer la retención. Siempre tienes a ChatGPT. No hay excusas para practicar un idioma.
  2. Uso de la tecnología: aplicaciones, juegos y plataformas en línea diseñadas para el aprendizaje de idiomas ofrecen actividades interactivas que desafían la memoria de manera divertida y efectiva. Estas herramientas proporcionan oportunidades para recordar vocabulario, estructuras gramaticales y expresiones en contextos prácticos.
  3. Escritura regular en el idioma: la escritura activa en el idioma objetivo es una estrategia poderosa para mejorar la memoria. Mantener un diario, escribir correos electrónicos o participar en blogs en el nuevo idioma contribuye a la práctica constante y a la consolidación de la información en la memoria a largo plazo.

En pocas palabras…

El aprendizaje de idiomas es un proceso continuo que se beneficia de un enfoque diverso y sostenible. Integrar la rutina de ejercicio en este camino no solo mejora la salud física general, sino que también impulsa la capacidad cerebral para absorber, retener y aplicar conocimientos lingüísticos.

Y no menos importante: ¡DISFRUTAR!

La sinergia entre el ejercicio físico, la memoria, el olvido controlado y el aprendizaje de idiomas revela un terreno fértil para estrategias innovadoras. Al adoptar prácticas que vinculen de manera efectiva el movimiento físico con la retención y aplicación práctica de un nuevo idioma, puedes transformar tu experiencia de aprendizaje y potenciar tu capacidad para comunicarte con confianza en el mundo real.

¿Qué te ha parecido este nuevo artículo? ¿qué ejercicio físico practicas? ¿cómo te ayuda? 

¡Comparte tus experiencias en los comentarios!

¡Felices idiomas!

Imagen cortesía de Canva

Fuentes clave para este artículo:

https://www.trendencias.com/silver/buena-memoria-se-basa-que-olvidemos-clave-esta-como-hacemos

https://www.canal26.com/bienestar-y-salud/el-poder-de-la-actividad-fisica-cientificos-de-harvard-revelan-como-fortalecer-la-memoria-con-un-simple-ejercicio–361434

https://www.muyinteresante.com/ciencia/63540.html

https://www.elmundo.es/vida-sana/bienestar/2024/02/05/65b7adece4d4d86b058b45a8.html

¿Quieres medir el impacto que tiene tu desempeño con los idiomas en tu carrera profesional?


¿Te impulsan o te frenan?
Descárgate GRATIS este Ebook y EVALÚA TU DESEMPEÑO CON LOS IDIOMAS en 3 PASOS.

No. No es una prueba de nivel. Es una nueva oportunidad para medir cuánto aprovechas tus conocimientos y CONSEGUIR TUS METAS PROFESIONALES de una vez por todas.

LLÉVATE AHORA ESTE EBOOK GRATIS A TU BANDEJA DE ENTRADA

¿Qué opción se ajusta más a tu situación actual?

PRINCIPIANTE: Voy a empezar a aprender un idioma para desarrollarme profesionalmente..
EXPERIMENTADO: Tengo conocimientos del idioma, pero no los estoy aprovechando y esto me limita en mi carrera profesional.
PROFESIONAL: Me dedico a la enseñanza de idiomas y me interesa conocer tu trabajo.

Responsable: Paloma María García Pérez con NIF 46776345A.
Finalidad: envío de mis publicaciones y correos comerciales.
Legitimación: tu consentimiento expreso.
Destinatarios: tus datos se alojan en mi plataforma de email marketing Active Campaign cuyo titular es ActiveCampaign, LLC ubicada en Irlanda y acogida al Privacy Shield.
Derechos: de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos en info@palomagarciacoach.com. No dudes en consultar mi política de privacidad  para más información.

Paloma Coach de idiomas

Soy Paloma García, coach de idiomas. Ayudo a profesionales como tú a alcanzar sus metas personales y profesionales a muy corto plazo, gracias a dar los pasos necesarios con los idiomas de une vez por todas.

Me considero una eterna aprendiz. Vivo con auténtica pasión todo lo que estoy descubriendo gracias al coaching, el emprendimiento y el mundo online.

Si quieres saber el impacto que tienen los idiomas en tu carrera profesional, te regalo mi Ebook Gratuito “Evalúa tu desempeño con los idiomas en 3 pasos”.

No es una prueba de nivel ni consejos para aprender idiomas. Es una nueva oportunidad para medir cuánto aprovechas lo que ya sabes y CONSEGUIR TUS METAS PROFESIONALES.

¿TE HA GUSTADO? ¡COMPARTE!

Deja un comentario