¿Quieres medir tu desempeño con los IDIOMAS en 3 pasos y descubrir cómo influyen en la EVOLUCIÓN de tu CARRERA profesional?


Consíguelo con esta Evaluación Gratuita.
¡No es una prueba de nivel!

Año Nuevo INGLÉS NUEVO

Año Nuevo: INGLÉS NUEVO

¡Feliz Año Nuevo! ¡Feliz Inglés Nuevo!

Con el inicio de un nuevo año, nos encontramos ante una ventana de infinitas oportunidades para renovar y enfocar nuestros objetivos. Es algo casi inevitable, ¿verdad?

Sin duda, uno de los objetivos más comunes y deseados es aprender o mejorar nuestros conocimientos de inglés. Sin embargo, es curioso notar cómo éste y otros muchos de los propósitos entusiastas de enero se desvanecen en febrero, dejándonos con la pregunta (cuando nos la hacemos, que no siempre somos conscientes del abandono) de qué sucedió con esa determinación inicial para mejorar el idioma que nos interesa.

La realidad es que el aprendizaje de un idioma, como el inglés, requiere más que simples buenos propósitos; demanda estrategia, compromiso y una estructura bien definida. Y, sobre todo, una mentalidad que resista cual paraguas ante la tormenta.

Uno de los principales motivos por los cuales los propósitos de enero se pierden en el camino radica en la falta de un plan sólido y la subestimación de la magnitud del desafío. Enfrentarse a un idioma nuevo o retomar uno que ya conoces con el fin de mejorarlo implica una inversión constante de tiempo, energía y dedicación, y cuando la emoción inicial se desvanece, puede resultar muy tentador abandonar.

Para evitar caer en esta trampa y garantizar que tu deseo de mejorar tu desempeño en inglés y sentir confianza cuando está presente, no sea solo una resolución pasajera, es vital adoptar un enfoque estructurado. Como, por ejemplo, desglosando tu objetivo principal en metas más pequeñas y alcanzables. Así pues, en lugar de simplemente decir “quiero hablar inglés con fluidez”, podrías establecer metas mensuales, como “dedicar 30 minutos diarios a la práctica auditiva”.

Además, en el proceso de aprendizaje del inglés, es esencial rodearte de recursos y apoyos que te impulsen hacia adelante. 

¿Te suena esta frase de Jim Rohn?

“Somos la media de las cinco personas con las que pasamos más tiempo”

Aplica a las mil maravillas al propósito de aprender un idioma. Rodéate de personas que quieran lo mismo que tú, que les guste aprender, que estén trabajando en mejorar su confianza con un idioma extranjero. También, lógicamente, esto puede incluir desde clases regulares con un tutor o en una plataforma en línea, hasta grupos de intercambio lingüístico donde puedas practicar conversaciones reales con hablantes nativos o aquellos que, al igual que tú, están en el camino de aprender un idioma.

Reconocer y celebrar tus logros, por mínimos que sean, también es fundamental. Cada nueva palabra que aprendas, cada frase que formules con éxito, te acerca un paso más a tu objetivo. Y al mantener un registro de estos logros, no solo te motivas, sino que también visualizas tu progreso, lo cual es crucial para mantener el impulso.

Mientras que los propósitos de enero pueden ser víctimas de la efímera emoción del Año Nuevo, tu deseo de aprender y mejorar tu inglés tiene el potencial de ser una resolución duradera y transformadora si haces para que así sea.

¿Cómo?

Con la estrategia, el compromiso y la determinación correctos, éste puede ser el año en que te acerques significativamente a tu transformación con el inglés.

Vamos a ver cuatro elementos a tener en cuenta para que este año tengas éxito y consigas mantener tu propósito a lo largo de los meses.

¡Eso sí!

No mantener por mantener. Sino con resultados palpables.

Año Nuevo: Inglés Nuevo con estos cuatro elementos

  1. Conexión emocional: el motor de tu aprendizaje

Empezar tu viaje con el inglés no es solo aprender un conjunto de palabras: se trata de establecer una conexión emocional con el idioma.

Es decir, ¿por qué el inglés y para qué? Busca, decide, elige y disfruta del aprendizaje del idioma que te interesa y piensa qué quieres conseguir gracias a él. Eso sí: cuidado con las expectativas que te generas .

Aprender y mejorar un idioma es un proceso en el que cada fase del idioma viene con sus propios objetivos y desafíos únicos. Es crucial ajustar adecuadamente tus expectativas en cada etapa para evitar frustraciones que puedan llevarte a abandonar tu meta, especialmente cuando el objetivo parece distante y, a veces, inalcanzable.

En las etapas iniciales, podría ser tan simple como disfrutar de conversaciones básicas o entender frases comunes en situaciones cotidianas. Establecer una conexión emocional con el idioma te ayudará a mantener la motivación cuando enfrentes obstáculos.

A medida que avanzas y te sumerges más en el idioma, los objetivos pueden evolucionar hacia la capacidad de sostener conversaciones más complejas, comprender textos avanzados o incluso presentarte en situaciones profesionales. Aquí, el desafío es mantener un equilibrio entre la ambición y la paciencia, reconociendo que cada paso, por pequeño que sea, te acerca más a tu meta final.

En niveles avanzados, las aspiraciones pueden incluir conocer y usar jergas específicas, entender matices culturales o utilizar el inglés en contextos académicos o laborales especializados.

Aunque el camino puede parecer largo y desafiante, es esencial recordar que cada fase tiene su propósito y que ajustar tus expectativas según tu nivel actual te permitirá apreciar el progreso realizado, evitando la sensación de que tu objetivo es insuperable.

  1. Metas inteligentes (SMART): el faro de tu aprendizaje

El entusiasmo inicial es un motor poderoso para comenzar cualquier aventura, pero para mantener un progreso constante y alcanzar el éxito en el aprendizaje del inglés, es crucial adoptar una estrategia clara y bien definida. En este contexto, la metodología SMART se convierte en tu aliado más valioso. SMART es un acrónimo que representa metas Específicas (Specific), Medibles (Measurable), Alcanzables (Achievable), Relevantes (Relevant) y con un Tiempo definido (Time-bound).

Para los principiantes, esto podría traducirse en establecer una rutina diaria de 20 minutos dedicados a estar en contacto con el inglés. Durante este tiempo, es fundamental estar equipado con un cuaderno para anotar nuevas palabras o frases que surjan, permitiendo así una comprensión más profunda y un aprendizaje activo del vocabulario.

Mientras avanzas hacia el nivel intermedio, tu objetivo podría centrarse en la participación activa. Imagina involucrarte en debates o foros en línea al menos dos veces por semana. Además, mantener un diario escrito íntegramente en inglés te ayudará a mejorar tu fluidez, consolidar tu vocabulario y fortalecer tu capacidad para expresar ideas de manera coherente y persuasiva. También puedes practicar con nuestro amigo ChatGPT.

Para aquellos que se sitúan en un nivel avanzado, el enfoque se desplaza hacia la inmersión en contenidos más especializados. Dedica tiempo regular a leer literatura técnica o escuchar podcasts sobre temas avanzados en inglés. Pero no te limites solo a consumir contenido; participa activamente en discusiones académicas, ya sea en línea o en entornos profesionales, para aplicar y refinar tus habilidades lingüísticas en contextos especializados. También dedica tiempo a estar en contacto con el inglés de forma más informal.

Aquí tienes más ejemplos y diferencias entre dos tipos de práctica cuando aprendes un idioma en función del nivel en el que te encuentras: práctica pasiva y práctica activa.

En resumen, transformar tus objetivos generales en metas SMART te brinda una hoja de ruta clara y estructurada para avanzar de manera efectiva en tu aprendizaje del inglés, asegurando que cada paso que tomes esté alineado con tu progreso y objetivos personales.

  1. La pirámide del aprendizaje y el arte de la inmersión: el puente hacia tu aprendizaje

El aprendizaje de un idioma se asemeja a construir una pirámide sólida y estable. En esta estructura, los principiantes deben cimentar una base robusta a través del “input” (entrada) antes de aventurarse hacia el “output” (salida).

Es como si estuvieras construyendo las capas inferiores de una pirámide: la comprensión auditiva y la lectura se convierten en tus cimientos. En lugar de enfocarte exclusivamente en producir frases perfectas, es más beneficioso inicialmente sumergirse en el idioma a través de la escucha activa y la lectura, como si estuvieras absorbiendo los bloques fundamentales de lenguaje. Aquí, la gramática actúa como un complemento, similar al postre en una comida: delicioso y necesario en su medida, pero no el elemento principal que satisface tu hambre por el idioma. La auténtica esencia reside en sumergirse en el contexto, en comprender el flujo y la esencia del lenguaje que estás aprendiendo.

Además, ten en cuenta:

Calidad sobre cantidad

Más que saturarte con múltiples herramientas, prioriza unos pocos recursos de alta calidad que te guíen de manera efectiva en tu aprendizaje. Hoy en día es muy fácil perderse entre tantísima oferta para aprender un idioma. Aquí tienes algunos consejos y recursos que te pueden servir.

Sistema sobre motivación 

Establecer un sistema estructurado de aprendizaje supera a la motivación ocasional. Al fijar rutinas, horarios y lugares específicos, aseguras una progresión constante en tu estudio.

Input sobre output

Para los principiantes, es crucial centrarse en asimilar el idioma, sumergiéndose en la escucha y la lectura. Así, construyes una base sólida antes de enfrentarte a la presión de producir el lenguaje. Ten en cuenta la teoría de la entrada comprensible de Stephen Krashen.

Escuchar sobre hablar

Aunque la tentación de hablar puede ser grande, la habilidad para escuchar activamente actúa como la piedra angular. Es a través de la escucha que cimentarás tu fluidez y comprensión, proporcionando el sustento necesario para construir capas superiores en tu pirámide lingüística. Además, te servirá para evitar futuros bloqueos porque temes no entender bien. De nuevo, el desafío está en encontrar el equilibrio entre estas dos competencias lingüísticas, para no “abandonar” la parte de producción oral activa y evitar caer en la trampa de esperar a “tener más nivel, más conocimiento, más exposición…”.

Uso sobre memorización

La verdadera maestría no reside en la acumulación de palabras, sino en su aplicación contextual. Al aprender desde el contexto, establecer asociaciones y comprender el significado intrínseco de las expresiones, te alejas de la mera memorización y te acercas a una comprensión profunda y significativa del idioma. Sobre todo, el reto está en convertirte en un usuario activo del idioma y no un mero “consumidor” del idioma que te interesa.

4. Desafíos y superación personal: el éxito de tu aprendizaje

Como hemos comentado al principio, el cambio de año conlleva consigo, normalmente, la resolución emocionante de mejorar y avanzar en nuestro aprendizaje del inglés. Sin embargo, este camino puede estar salpicado de desafíos, especialmente relacionados con superar barreras de confianza y aprender a gestionar nuestro filtro afectivo.

Supera desafíos: sin duda, vas a encontrar momentos en los que te sientas estancado o enfrentes dificultades particulares. Pero recuerda, cada desafío es una oportunidad para crecer. Considera unirte a grupos de intercambio de idiomas donde puedas practicar y aprender de otros. Los juegos de rol en inglés pueden ser una forma divertida y efectiva de mejorar tus habilidades conversacionales. Además, la guía y el feedback personalizado de un tutor pueden ofrecerte insights valiosos para superar obstáculos específicos. ¿Dudas entre clases privadas y clases grupales? Aquí encontrarás claves para decidirte.

Persiste y celebra: el aprendizaje del inglés es un compromiso a largo plazo, una resolución de Año Nuevo que requiere persistencia y dedicación. Cada día, cada clase, cada conversación en inglés te acerca un paso más hacia tu objetivo con el idioma, sea cual sea. Es esencial reconocer y celebrar cada logro, independientemente de lo pequeño que pueda parecer. Cada avance, por mínimo que sea, representa un progreso tangible en tu viaje lingüístico. Por lo tanto, mientras te embarcas en este nuevo año con la resolución de mejorar tu inglés, recuerda valorar y conmemorar cada paso adelante que tomes. Esto alimenta tu motivación. Recuerda: es haciendo que alimentas tu motivación y no al revés. 

Deseo que, con estos cuatro elementos en mente y, sobre todo, en práctica, 2024 sea el año en que el inglés se convierta en una parte vibrante e innegociable de tu vida.

Un idioma es siempre una oportunidad de crecer, aprender y conectar con uno mismo. No digamos con los demás.

¡Te deseo un año lleno de éxito y descubrimiento!

¿Qué propósitos de Año Nuevo te has fijado? 

Te leo en los comentarios.

¡Felices idiomas!

Imagen cortesía de Canva

Artículo inspirado en el contenido que genera este increíble políglota.

¿Quieres medir el impacto que tiene tu desempeño con los idiomas en tu carrera profesional?


¿Te impulsan o te frenan?
Descárgate GRATIS este Ebook y EVALÚA TU DESEMPEÑO CON LOS IDIOMAS en 3 PASOS.

No. No es una prueba de nivel. Es una nueva oportunidad para medir cuánto aprovechas tus conocimientos y CONSEGUIR TUS METAS PROFESIONALES de una vez por todas.

LLÉVATE AHORA ESTE EBOOK GRATIS A TU BANDEJA DE ENTRADA

¿Qué opción se ajusta más a tu situación actual?

PRINCIPIANTE: Voy a empezar a aprender un idioma para desarrollarme profesionalmente..
EXPERIMENTADO: Tengo conocimientos del idioma, pero no los estoy aprovechando y esto me limita en mi carrera profesional.
PROFESIONAL: Me dedico a la enseñanza de idiomas y me interesa conocer tu trabajo.

Responsable: Paloma María García Pérez con NIF 46776345A.
Finalidad: envío de mis publicaciones y correos comerciales.
Legitimación: tu consentimiento expreso.
Destinatarios: tus datos se alojan en mi plataforma de email marketing Active Campaign cuyo titular es ActiveCampaign, LLC ubicada en Irlanda y acogida al Privacy Shield.
Derechos: de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos en info@palomagarciacoach.com. No dudes en consultar mi política de privacidad  para más información.

Paloma Coach de idiomas

Soy Paloma García, coach de idiomas. Ayudo a profesionales como tú a alcanzar sus metas personales y profesionales a muy corto plazo, gracias a dar los pasos necesarios con los idiomas de une vez por todas.

Me considero una eterna aprendiz. Vivo con auténtica pasión todo lo que estoy descubriendo gracias al coaching, el emprendimiento y el mundo online.

Si quieres saber el impacto que tienen los idiomas en tu carrera profesional, te regalo mi Ebook Gratuito “Evalúa tu desempeño con los idiomas en 3 pasos”.

No es una prueba de nivel ni consejos para aprender idiomas. Es una nueva oportunidad para medir cuánto aprovechas lo que ya sabes y CONSEGUIR TUS METAS PROFESIONALES.

¿TE HA GUSTADO? ¡COMPARTE!

Deja un comentario